¿Y ya acabo todo?

Uno de los principales problemas que tenemos los acapulqueños es que somos cortos de memoria, actúamos más en reacción que en función de antecedentes históricos. Si 

algo nos duele o molesta en este momento, entonces sí nos manifestamos, pero no tenemos la cultura de la prevención. 

Y no es mentira, se nos olvidan rápidamente los bloqueos de los camioneros, sus arbitrariedades y las centenas de muertes que han cometido al atropellas impunemente a transeuntes. Se nos olvida los asaltos o delitos mayores que se comenten en oleadas en el puerto. Bueno, se nos olvidan hasta los malos gobiernos.

Por éso, es necesario que se haga algo rápido y concreto para mantener en alerta permanente a los acapulqueños sobre la amenaza latente de que la principal avenida de Acapulco 

de nueva cuenta puede ser tomada como sanitario personal de los maestros que protestan contra la implementación de la Alianza para la Calidad de la Educación -absurdo que el magisterio, el que tiene la obligación de guiar hacia el desarrollo, sea quien se oponga al mismo porque se ve afectado al ser evaluado-

El Gobierno del Estado concertó con esos maestros una pausa, aplazamiento o suspensión temporal, como se le quiera ver por parte de esos actores políticos, de 6 meses para que se ¿inicie o suspenda definitivamente? la ACE en Guerrero. 

Y como será un hecho que van a presionar los maestros hay que tomar en cuenta lo siguiente: 1.- Ya vieron que Acapulco representa más presión que Chilpancingo. 2.- Estaremos previo a las vacaciones y las elecciones para diputados federales y senadores.

Así que la pregunta es: ¿los estaremos esperando tranquilamente? 

Y la respuesta debe ser NO. Asi que hay que ver de qué manera se organiza desde ya la sociedad civil, el pueblo, los habitantes de Acapulco para evitar que se colapse nuestra economía y se nos impida el libre transito.

LIBERTAD DE EXPRESION. Nadie como los maestros para quejarse del “cerco informativo” de que son objeto y que no los deja expresar sus ideas, pero nadie, nadie como ellos para mostrarse intolerantes ante quien expresa diferentes ideas a las de ellos. La ira y violencia puede alcanzar a cualquiera que ose diferir de sus  opiniones.

500 MAESTROS NO MAS PARA EL PAGO.- ¿Pues no qué los  miles que marcharon, tomaron, acamparon e hicieron sus necesidades fisiológicas en la costera eran todos maestros? Porque la exigencia fue que les liberaran sus pagos a ¡¡500 maestros de todo el estado!!! que se les habían suspendido por participar en ese movimiento. Si sólo 500 maestros eran los que participaron en esos bloqueos, ¿los otros de dónde eran y qué pitos tenían que estar tocando en Acapulco?

Be Sociable, Share!

Artículos Relacionados:

Esta entrada fue publicada en Archivo y etiquetada , , . Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscribe without commenting