Antros

Acapulco es por decirlo modestamente precursor de los antros en México (antes se les conocía como “discos”). El ambiente nocturno porteño hizo que Acapulco trascendiera fronteras y su fama creció a tal forma que durante un buen tiempo fue considerado como la “Capital de las Discos”.

Sobra hacer mención de centros nocturnos como el Armando´s, Bocaccio, LeDome, Le Jardin y el que se ha consolidado al paso de los años como es Baby´O quienes forjaron la historia de oro de los antros locales. En aquellos tiempos los chavos no entraban a las discos, tenían que comprobar que eran mayores de edad y nada de mezclilla. Por lo que algunos de esos ahora llamados antros tenían las famosas tardeadas, a donde acudían los jóvenes, principalmente los domingos.

Después, con el tiempo, los antros iniciaron con las famosas “barras libres” supliendo los covers y el copeo. De manera sorprendente tanto en la vestimenta como en la edad para entrar,  se volvieron muy flexibles esos establecimientos , por lo que ahora, los chavos pueden tener acceso al ambiente nocturno (las tardeadas las han dejado más para estudiantes de escuelas públicas) sin obstáculo  alguno, incluso hasta para consumir bebidas alcohólicas.

Lo que sucedió en el Distrito Federal donde 12 personas murieron asfixiadas, y de las cuales 9 eran jovenes, al realizar la policía un operativo en el antro News Divine es una muestra de lo que en un segundo puede ocurrir en ese tipo de centros de baile y música.

¿Qué tanto está preparado Acapulco para una situación de esa naturaleza? ¿Porqué siguen entrando menores de edad a los antros con barras libres? ¿porque mantener las barras cuando saben que van dirigidas principalmente a un segmento que no tiene el dinero suficiente para pagar copeo, y es obvio que son los chavos quienes están en ese target?

Lo más fácil del mundo es pensar que lo del DF no ocurrirá en Acapulco. Lo más inteligente será que se revisen los estándares de seguridad y cumplimiento del reglamento que deben seguir los antros.

Y no se trata que se espante nadie ni atentar contra la industria turística. Se trata de que si se diera un caso de falta de operatividad de alguien en una situación en concreto, no ocurra una desgracia como la del DF.

Sociedad y gobiernos deben ir de la mano. Los gobiernos vigilando que los sitios a donde acuden los chavos cumplan y respeten los reglamentos. Y la sociedad que asuma su responsabilidad en la formación de los jóvenes. Si hay edades que se piden para que los jóvenes entren a divertirse a un antro, pues que no sean los padres a quienes no les importe que por hacer negocio los centros nocturnos dejen entrar sin importar la edad ni lo que van a consumir a sus hijos.

Be Sociable, Share!

Artículos Relacionados:

Esta entrada fue publicada en Archivo y etiquetada , , . Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscribe without commenting