Felicidades Acapulco Club

 

Estamos felices porque nuestra revista hermana: Acapulco Club, que va dirigida al segmento juvenil, cumple en este mes de diciembre ¡¡¡18 años de edad!!!!. 

Ahora sí ya la van a dejar entrar a los antros, va  a poder votar, en fin va a estar haciendo uso de todos sus derechos de mayoría de edad.

Ya en serio, nos da mucho gusto, que Acapulco Club haya llegado a los 18 años de salir a circulación cada semana todos los miércoles.

Se dicen fácil 18 años, pero ha sido gracias al trabajo en equipo de quienes conforman Acapulco Club, a la confianza de los anunciantes que saben que sus mensajes comerciales van exactamente dirigidos al segmento de mercado que les interesa… pero sobre todo, gracias a la preferencia de los chavos acapulqueños.

Sobra decir que muchos de los actuales lectores de Presencia primero pasaron por las páginas de Acapulco Club.

Acapulco Club llega a sus 18 años llena de vigor, transformada, adaptada a las circunstancias actuales del target al que va dirigida. Es una empresa editorial integral: cuenta desde su propio personal de redacción y diseño, hasta talleres propios, lo cual le brinda autonomía en su impresión y salida semanal.

Además, dispone del mejor sitio de internet que algún medio de comunicación tenga en Acapulco. En www.acaclub.com se pueden encontrar con videos y galerías de material adicional de los eventos que se cubren, además de poder ver la revista virtual, subir fotos, escuchar el top ten o chatear, todo en un mismo sitio.

Insistimos: estamos felices y muy agradecidos con los chavos acapulqueños que han hecho permanecer a Acapulco Club en el mercado en estos 18 años. Y vamos por más.

ESCALOFON REVOLUCIONARIO.- ¿Cómo cree que los normalistas de Ayotzinapa y otras normales rurales de Guerrero quieren que se les entreguen plazas de maestros? ¿por méritos académicos? ¿por pasar un examen donde demuestren su capacidad y conocimientos? ¿por promedio de calificacion? Nooooooo, quieren que sea por “Escalofón Revolucionario”. ¿Y qué es eso? pues simplemente que para esos “estudiantes normalistas” los méritos que consideran deben  tomarse en cuenta para darles una plaza son: participar en marchas, plantones, acudir a sus reuniones polìticas y de adoctrinamiento, secuestrar diputados  y quemar las instalaciones del Congreso del Estado y por supuesto graduarse en: como destrozar la economía de Acapulco, al instalar plantones en la principal avenida del puerto. Es una grosería e insulto que los niños que reciban clases en escuelas públicas de Guerrero tengan maestros que han logrado obtener una plaza gracias a ese patético “escalofón revolucionario”

Be Sociable, Share!

Artículos Relacionados:

Esta entrada fue publicada en Archivo y etiquetada , , . Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscribe without commenting