LOS 30´s

A pesar del enorme despliegue de mercadotecnia electoral en Acapulco, las elecciones del 5 de octubre reflejan la realidad: a la gente en lo general no le interesó salir a las urnas, ya que 

el 60 por ciento de quienes están en el padrón electoral decidió por quedarse en su casa o realizar otra actividad, menos ir a votar.

Y si a eso le agregamos que los tres principales aspirantes se dividieron el pastel -de ese 40 por ciento que votó- en casi tres partes iguales, pues es más significativo el mensaje que enviaron los ciudadanos a través de las urnas.

Hasta el momento y de acuerdo a información del Instituto Estatal Electoral de Guerrero,  Manuel Añorve del PRI es el ganador de la contienda, con un 34 por ciento; Luis Walton de Convergencia en el segundo con un 31 por ciento y Gloria Sierra del PRD les sigue con casi el 30 por ciento. 

Lo cual nos muestra una sociedad dividida. Y que debe ser atendida por los partidos políticos.

Los que salieron a votar lo hicieron convencidos y  hartos de lo que ha sucedido en el puerto en los últimos 6 años. Hartos de la inseguridad, de la falta de agua, de malos servicios públicos, del desplome turístico, de las invasiones, impunidad y ambulantaje. 

 

Manuel Añorve debe entender el mensaje: ya no es la misma sociedad que aguantó al PRI durante 75 años, ahora bastaron 6 para cambiar a un partido. Así es que si Añorve regresa con la misma gente e intenciones con las que estuvo las dos veces anteriores en el Ayuntamiento, pues Acapulco se lo cobrará.

 

El caso de Luis Walton  es como se había pronósticado: el rodearse de lo más nefasto del PRD y la corriente de Andrés Manuel López Obrador, ahora lo tiene entrampado en las estrategias lopezobradorsistas que bien pueden llevarlo a un radicalismo que la mayoría de sus seguidores reprochaba hace poco al propio AMLO. 

 

Y el caso de Gloria Sierra revista importancia por varios factores: 1.- La sociedad le cobró la factura de los problemas de falta de agua, inseguridad, corrupción y otros factores que se arrastraban desde hace casi 6 años. 2.- La corriente de López Obrador con toda alevosía fracturó al PRD para apoyar a Walton a través de Ricardo Monreal, Pìo López Obrador y Porfirio Muñoz Ledo, 3.- Algunos cercanos al grupo zeferinista se les hizo más “atractivo” votar por Walton creyendo que en serio Gloria iba 12 puntos abajo del convergente, pero fue como darse un balazo en el pie, pues obligarán a quien le deben el trabajo y sustento, o sea el propio Zeferino, que trabaje coordinado con Manuel Añorve su archirival. 4.- Y la puntilla: el TRIFE horas antes de la elección desmembró la lista de candidatos a regidores, ordenando que debían ser sustituidos de último momento por otros que no habían realizado trabajo político, fue como cuando a un equipo que ha entrenado durante meses, le ordenan suplir a sus titulares por gente que ni de la banca es, esa acción fácilmente le costó como 6 mil votos a Sierra López. 

Queda claro que en Acapulco no es que haya ganado el PRI simplemente, lo que sucedió es que perdió el PRD por sus pugnas internas nacionales, locales y lo cuestionado de las dos últimas administraciones municipales perredistas.

El PRD no supo escuchar los primeros reclamos de hace tres años, por el contrario acrecentó el descontento haciendo oídos sordos a la sociedad, y ahí están los resultados.

Be Sociable, Share!

Artículos Relacionados:

Esta entrada fue publicada en Archivo y etiquetada , . Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscribe without commenting