Alza de impuestos

Estamos llegando al final del año 2009. Muy complicado ha sido el transcurrir de éste; el problema económico mundial nos pegó de lleno a los mexicanos, a ello se suma la contingencia sanitaria de la influenza H1N1 y su permanencia indefinida que sigue causando serios problemas de salud, así como afectó a mediados de año de manera significativa al turismo de Acapulco.

Y qué decir del problema de inseguridad, que no sólo tiene que ver con la delincuencia organizada ya que la común goza de inigualable impunidad, y es un mal que ninguna autoridad ha podido parar. Para rematar, los diputados federales y senadores nos dan una tarjeta de año nuevo con el alza de impuestos que afecta principalmente a quienes ya tienen como contribuyentes cautivos, dejando sin buscar la manera de ordenar a quienes tradicionalmente son evadores o gozan de los beneficios de los regímenes tributarios especiales, que en ambos casos es el nulo pago de impuestos.

A menos de 2 meses de que inicie el 2010, la mayoría de los mexicanos vemos con desencanto su arribo. Las expectativas son bajas, muy bajas en todos sentidos. El próximo año es la celebración del Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución Mexicana. Hay mucho por celebrar, pero también es tiempo de que quienes tienen en sus manos la conducción del país pongan más allá de los discursos de su parte, para ver la luz en el túnel.

¿Cuál es el papel que la sociedad deberá jugar en el próximo año? Respuesta: la de promover en el seno familiar los valores de la cultura del esfuerzo y el trabajo. De hacer mejores ciudadanos desde su núcleo social y hacer valer TODOS nuestros derechos y ejercerlos, como es el voto y la participación en grupos y organismos que representen a la comunidad.

PND.- Y luego porque se crean ídolos de barro. Dieron a conocer que junto con Paola Espinosa, medallista olímpica y campeona mundial de salto de trampolín de 3 metros -quien sin duda sí lo merece-, le dieron el Premio Nacional del Deporte 2009 al futbolista Cuauhtémoc Blanco, quien no tiene mayor mérito que ser un rijoso en la cancha, desordenado en su vida y que su calidad futbolística no le ha dado ni un campeonato mundial a México que le haga validar esa distinción, por el contrario su trabajo individualista le costó al equipo de futbol mexicano muchos fracasos durante varios años, felicidades a quienes lo eligieron por dar ese mensaje a los jóvenes del país.

Be Sociable, Share!

Artículos Relacionados:

  • Sin Artículos relacionados
Esta entrada fue publicada en Archivo y etiquetada , , . Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscribe without commenting