Lorena Ocha

Hace unos días, la golfista mexicana Lorena Ochoa fue reconocida por cuarto año consecutivo como la Jugadora del Año por la LPGA, que es la máxima liga de ese deporte.

Que haya alcanzado la cúspide y se mantenga en ella, tiene su chiste. El caso de Lorena Ochoa es un claro ejemplo de lo que la cultura del trabajo y el esfuerzo puede producir. La constancia, práctica diaria, sacrificio en diversiones , voluntad emprendedora y visión de éxito son los valores que han logrado colocar a Lorena en el sitio en que se encuentra.

Ella no es producto de la casualidad, ni de la “buena fortuna”.

¿Pero, qué tiene que ver ella en este editorial? Respuesta: En una sociedad que le ha dado mayor importancia a otros factores, en los que poco se muestran como ejemplo a las personas que logran su éxito en base al trabajo y el esfuerzo, es necesario subrayar que sí se puede alcanzar el éxito en México cuando hay interés personal de lograrlo.

Pero ahora, es responsabilidad de todos replicar esos triunfos, mostrar como ejemplo a quien dedica árduas jornadas de entrenamiento y lleva, además, una vida personal ejemplar.

En un ambiente como el que vivimos, donde se le da mayor crédito a un político que se enriquece de manera ilícita “porque él sí sabe cómo aprovecharse del cargo”, donde le dan el premio nacional del deporte (así en minúsculas) a Cuauhtémoc Blanco que es el peor ejemplo de vida personal de un deportista y que parte de su trayectoria ha sido dividir en los equipos donde ha trabajado, pues sí hay que trabajar mucho entre la juventud para que tenga como módelos de vida a seguir a quienes alcanzan sus metas con trabajo y dedicación.

Hace falta que regresemos a ver lo que inculcamos y ejemplificamos en nuestros hogares, porque antes nos preguntábamos qué mundo le dejaremos a nuestros hijos, y ahora la pregunta es: qué hijos le vamos a dejar a este pobre mundo. De tí depende que hagamos mejores ciudadanos.

Be Sociable, Share!

Artículos Relacionados:

Esta entrada fue publicada en Archivo y etiquetada , , . Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscribe without commenting