Mexicanos Tristes

En últimas fechas varios medios de comunicación han estado publicando una serie de encuestas y estudios entre los mexicanos con respecto a su estado de ánimo, principalmente ante la serie de noticias de que los diputados federales y senadores aumentaron impuestos para el próximo año, que la impunidad sigue creciendo no sólo beneficiando al crimen organizado, si no que la común está en libertad total así como el enriquecimiento ilícito por parte de funcionarios y autoridades de los diferentes niveles de gobierno.

Y qué decir de los problemas económicos, de salud y falta de empleo.

Recientemente el periódico El Universal público -basado en un estudio- que los mexicanos estamos tristes. No creemos en política, ni en los políticos. La desesperanza se palpa en lugares públicos, en charlas en café, en los correos, redes sociales y chats de internet. En fin, en todos lados se oye, pero parece que nadie lo escucha.

De acuerdo a ese trabajo periodístico se considera que el Estado y sus instituciones no han respondido a las necesidades y expectativas de la mayor parte de la población, que se desaprovechó el capital social que representaba la juventud al ser éste un momento de transisicón demográfica en el cual los jóvenes han alcanzado máximos históricos en su participación dentro de la población total.

Por su parte el diario Reformaen sus páginas mencionó que 2009 es el año en que históricamente existe el mayor número de jóvenes que cumplieron 15 años en el país. Y algo grave está pasando en el sector juvenil que está desencantado. De acuerdo a datos del Instituto Mexicano de la Juventud hace 30 años quienes más se suicidaban eran mayores, ahora el 28.6% de los intentos se concentra en la población de entre los 15 y 19 años de edad y es en ese segmento de edad precisamente, donde se da el mayor número de contagios de Sida.

Y es que los mexicanos hemos ido adquirieron una desconfianza institucional brutal. Ejemplos, hay varios, pero sólo basta señalar que en lo que se refiere a los cuerpos policiacos , ministerios públicos, jueces, legisladores federales, senadores, y funcionarios públicos de los tres niveles la sociedad le ha perdido la confianza a grado tal que todos los anteriores son los peor calificados cuando se levantan encuestas entre la población.

Parte de que se halla dado ese crecimiento en la impunidad ha radicado en la manera como los gobernantes han decidido omitir la aplicación de la Ley en aras de su popularidad y cuidado de mantenerse favoritos en las encuestas políticas, a costa de que los ciudadanos cada día estén más a merced de grupos que presionan para conseguir prebendas políticas o económicas -o ambas- por el miedo que tienen las autoridades a perder votos.

Y para remachar el deprimente estado de ánimo en que está la sociedad, nuestros legisladores federales pusieron la cereza en el pastel al momento de repartir el presupuesto del 2010 como si fuera parcela de poder y beneficiando concretamente a un gobernador, el del Estado de México, así como al qutarle la obligatoriedad de 10 puntos para rendir cuentas sobre el uso de los recursos federales por parte de los gobiernos del los estados.

Lo que le queremos decir es simple: el Congreso decidió que ese dinero que le van a quitar aumentándole impuestos a los mismos de siempre, ahora se los van a dar a los gobernadores para que los gasten como quieran y no les van a pedir -mucho menos obligar- a redendir cuentas sobre su uso.

Y luego que porqué los mexicanos estamos tristes.

Be Sociable, Share!

Artículos Relacionados:

Esta entrada fue publicada en Archivo y etiquetada , , , . Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscribe without commenting