Morbo Saciaso: A trabajar todos

La reunión pública entre el gobernador del estado, Zeferino Torreblanca y el alcalde de Acapulco, Manuel Añorve, se podría resumir con el siguiente título: Del Vip´s al Crowne Plaza… Y es que, aunque en caminos separados y muy diferentes, las carreras políticas de Zeferino y Manuel han caminado a la par.

Un poco de historia: Por ahí de finales de los 80´s Zeferino era un dirigente empresarial muy, pero muy crítico, lo cual lo colocó en el renglón de ser considerado opositor al gobierno (priista en todos sus niveles en ese tiempo). Posteriormente incursiona en la polìtica con la conformación del Frente Cívico de Acapulco y su alianza con el PRD en la búsqueda de la presidencia municipal de Acapulco. Compite 3 ocasiones y en la última de ellas gana.

Pero en sus dos  primeros intentos, Zeferino tiene que mantenerse como opositor y se vuelve un severo crítico del manejo de los recursos de los gobiernos municipales de ese tiempo: el de Rogelio de la O (el más cuestionado por corrupción) y el que inició Juan Salgado Tenorio, y que terminó Ana María Castilleja con el paso intermedio del ahora alcalde Manuel Añorve.

Manuel, por su parte fue el segundo de abordo como síndico en el Ayuntamiento que presidió Rogelio de la O y luego interino supliendo a Salgado Tenorio, administración que perdió ante la tercera ocasión en que compitió Torreblanca Galindo.

Zeferino transita en los 90´s con el carisma de lider de la oposición sumando a su presidencia municipal en Acapulco una siguiente diputación federal y una intensa pero fructifera elección para gobernador, logrando un triunfo contundente e inobjetable

¿Cuál fue la relación entre Zeferino y Manuel? Tensa, de ataques en la prensa uno a otro, de señalamientos diversos, hasta llegar a mediados de los 90´s a una especie de confrontación personal que algunas crónicas periodísticas reseñaron en su tiempo y que ocurrió en el Vip´s ubicado en las Torres o Calinda, como le quieren llamar.

Manuel después de la presidencia municipal interina se recompone políticamente y forja camino a nivel federal como diputado federal y luego coordinador del asesores del PRI en el Senado (de la mano de Beatriz Paredes primero y luego Manlio Favio Beltrones), posteriormente en una inesperada y agresiva (mercadologicamente hablando) campaña, logra arrebatarle al PRD la alcaldía porteña y la recupera de quien precisamente la había perdido en su interinato.

Y de ahí hasta llegar a la  cita donde se reunieron públicamente en la toma de protesta del grupo ACA en el hotel Crowne Plaza.

Se podría decir que el 80 por ciento de los asistentes iban por el hecho de ver juntos por primera ocasión a Zeferino y Manuel. Ambos, en su madurez personal y política hicieron lo “politicamente correcto” se comprometieron a darle vuelta a la página de las confrontaciones y trabajar por Acapulco.

Seamos realistas, habrá diferencias y confrontaciones, mismas que se incrementarán conforme Manuel se encanche en la alcaldía y se acerquen los tiempos en su búsqueda por la gubernatura, a la cual aspira. Igual se darán cuando a Zeferino le de desconfianza alguna aplicación de recursos o utilidad política de una obra por parte del Ayuntamiento porteño.

Por lo pronto, el morbo se ha saciado: es hora de trabajar todos, autoridades de los tres niveles, funcionarios y los ciudadanos. Tenemos enfrente una tormenta económica que todavía no ha aterrizado en toda su dimensión, además de los serios problemas locales de inseguridad, falta de agua potable y de otros servicios públicos, por lo que es indispensable unir esfuerzos de verdad y evitar que el próximo proceso electoral de este año nos separe de nuevo.

Be Sociable, Share!

Artículos Relacionados:

Esta entrada fue publicada en Archivo y etiquetada , . Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscribe without commenting