Prueba Enlace

Durante una semana, la Secretaría de Educación Pública aplicará en el país el Examen Nacional de Logro Académico en Centros Escolares, mejor conocido como la prueba ENLACE.

Este ejercicio sirve para medir el desempeño escolar tanto del alumnado como de los propios profesores y sus planteles educativos. Es decir es una evaluación a todo el sistema educacional.

Y para variar, como ocurre en los estados con mayor atraso educativo en los que se sitúa a Guerrero, Oaxaca y Michoacán, por citar unos, el grupo “disidente” de los maestros agrupados en lo que se conoce como CETEG o CNTE ya anunciaron que boicotearán la presentación de ese examen, poniendo pretextos que de simples rayan en lo perverso:

1.-Que la ACE (Alianza por la Calidad de la Educación) está suspendida en Guerrero ya que fue ésa fue una condición para levantar el plantón que los maestros “disidentes” colocaron en la costera Miguel Alemán el año pasado. Y como la ACE está “suspendida” en la región y el examen ENLACE forma parte de ella, pues los rijosos dizque mentores aseguran que no se debe de aplicar.

2.- Que las condiciones escolares y de rendimiento son diferentes en Guerrero a las del resto del país, por lo que debe de hacerse una prueba “diferente y de acuerdo a la región”. Lo que significaría que para los alumnos de esos maestros faltistas y plantonistas se les debe de elaborar un test en relación a lo que esos profesores han enseñado en el ciclo escolar, que es mínimo tomando en cuenta los días de paro de labores gracias a sus constantes manifestaciones, paros y acciones que realizan para “salvar a la educación de los planes neoliberales” (que ni los mismos de la Ceteg pueden explicar qué entienden por “acciones neoliberales”)

En resumidas cuentas, lo que hay detrás de tratar de evitar la prueba ENLACE en Guerrero es que desenmascaría el nivel exacto educativo en el que estamos. Mostraría el daño mortal a la educación de los niños guerrerenses que le han propinado los maestros al progreso educacional en el estado. Revelaría que en efecto, los paros, suspensiones de clases, reuniones sindicales y demás pretextos para evitar dar clases ha dado como resultado una anemía educativa que sí pone a nuestros hijos fuera de competitividad con otras entidades en la que los maestros mantienen otro tipo de conductas.

Los maestros paristas, faltistas y rijosos quieren seguir protestando impunemente. Que nadie los critique, nadie los sancione y mucho menos que nadie se entere que gracias a su actuar de años, la educación en Guerrero está por los suelos.

Y lo más triste es que funcionarios, grupos organizados de Guerrero y la misma sociedad civil se mantenga apática a una amenaza que será consumada sin que nadie haga nada por
evitarlo.

Da tristeza, mucha tristeza observar cómo mientras los niños se hunden en su bajo nivel educativo, los profesores siguen cosechando “conquistas sindicales” que les permiten gozar de ¡¡tres meses de aguinaldo!!, como uno de muchos ejemplos, a cambio de nada, de absolutamente nada, porque seguimos en los últimos lugares de la educación en el país.

Be Sociable, Share!

Artículos Relacionados:

Esta entrada fue publicada en Archivo y etiquetada , , . Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscribe without commenting