¿Y la Solidaridad?

Si de estrategia se trata en lo relacionado a recuperar el Tianguis Turístico, lo que se aprecia es que cada quien trae su propia sintonía en los diferentes niveles y poderes de gobierno.

Lo que hace falta es unificar criterios y que se definan algunos de los sectores al decidir si quieren o no que regrese el evento más emblemático del turismo en el país.

La Federación a través de su Secretaría de Turismo ya cerró la convocatoria para que se inscribieran los estado y sus ciudades sedes que aspiren organizar el Tianguis Turístico de Acapulco -aunque les duela a muchos así se llama todavía-. Fueron 18 entidades las que se registraron y ¡¡sorpresa!!: Guerrero se encontraba entre ellas con Ixtapa Zihuatanejo solicitando la organización.
Dos puntos son los que no debemos olvidar en torno a la salida de ese evento de Acapulco:

1.- Al retirarlo detonaron la de por sí maltrecha imagen de Acapulco como sitio inseguro. El presidente Felipe Calderón fue muy claro al respecto en su discurso en la Convención Bancaria celebrada en el puerto. Al irse el Tianguis es posible una reacción dominó, como ha ocurrido pero no la hemos dimensionado todavía.

2.-Quien se quiera llevar el Tianguis está incurriendo en una acción antitética e inmoral, por un detalle simple, absolutamente nadie puede fincar su desarrollo sabiendo que le crea un daño a un hermano. El que organice ese evento sabe muy bien que le está quitando inversión, desarrollo y derrama económica a Acapulco. Está consciente de que nos causa un daño, pero aún así, ambiciona el Tianguis. Por ello, Ixtapa no debió participar en esta ocasión, demostró falta de solidaridad o se prestó para ser comparsa, y ambas son faltas graves entre ciudades hermanas.

En estos momentos lo que deben de hacer las autoridades estatal y municipal es cerrar filas y solicitar a los inscritos a que retiren sus propuestas a manera de solidaridad. Acapulco está afectado por la mala imagen, al igual que muchos de los destinos que quieren ser sedes.

Los legisladores de Guerrero, senadores (por cierto ¿cuántos hay en funciones? porque están más entretenidos en asuntos políticos y de gobierno) y diputados federales debieran también unir esfuerzos para que a través de la aprobación del presupuesto del Gobierno Federal del 2012 se logre etiquetar un recurso exclusivo para la celebración del Tianguis Turístico de Acapulco, si Sectur federal desea hacer otro itinerante pues que consiga los recursos.

Pero quizá lo más importante es que tanto legisladores como gobiernos de los tres niveles hagan su tarea para poner orden en Acapulco en materia de seguridad, desarrollo social, desarrollo económico, reordenamiento urbano, entre otros temas. Que los gobiernos ejecuten y que los legisladores destraben las reformas estructurales necesarias para que no sólo Acapulco y Guerrero si no todo México pueda aspirar a mejores niveles de vida.

Unidos y reordenando la casa, es la única manera de poder pensar que el Tianguis regresará.

Comentarios

Comentarios

Esta entrada fue publicada en Archivo. Enlace permanente.

Deja un comentario