¿Sacarias a tus hijos de Acapulco?

De manera tradicional Acapulco ha sido exportador de jóvenes. En un principio porque la fama de la Universidad Autónoma de Gurrero -hablamos de los 70´s principalmente- no era la más ponderada, por el contrario las manifestaciones y plantones hacían que muchos padres de familia prefirieran enviar a sus hijos a estudiar la carrera profesional en la UNAM, Vocacional o particulares, principalmente en el Distrito Federal.

A principios de los 90´s se crean en Acapulco dos universidades: Americana de Acapulco y Loyola del Pacífico, así como Centros Universitarios como el Español e Hipócrates principalmente, con lo cual se les presenta a los jóvenes nuevas propuestas para estudiar en Acapulco.

Pero ahora, en estas fecha no es la falta de oferta educativa, si no las condiciones que prevalecen en el puerto las que han generado una salida hormiga de estudiantes del puerto. Lo que actualmente vivimos no es consecuencia de unos años, sino muchos en los que todos hemos contribuido para que se llegara al grado tal

En un ejercicio que Presencia ha estado haciendo, al preguntarle al público que si dadas las condiciones actuales sacarían a sus hijos de Acapulco, de forma abrumadora la respuesta es que sí. Igual se les pregunta que si de acuerdo a lo que estamos viviendo y estuviera en su posibilidades si cambiaría de residencia en su trabajo o llevarse su negocio fuera de Acapulco y la respuesta es similar.

Por eso, valdría la pena preguntarnos ¿porque gran parte de los acapulqueños está molesto porque se lleven el Tianguis Turístico, cuando nos dicen que se lo llevan por las mismas razones que uno haría lo mismo con sus hijos trabajo o negocio?

Y es que el tema de este editorial es en sí el retiro del Tianguis Turístico de Acapulco. Por eso, es necesario que la defensa porque permanezca ese evento en Acapulco debe pasar por dos estrategias:
1.- Externa: Unirnos todos -iniciativa privada, sociedad y gobierno (estatal y municipal) para defender a Acapulco con una estrategia clara, concisa, sin estar pensando en ningún plan B. El único es que el Tianguis se quede, porque si se va el mensaje es claro: no hay confianza en Acapulco y cualquier otra convención cancelará si ve que la propia Sectur retira el Tianguis.
2.-Interna: Es urgente reparar lo que está descompuesto, lo que nos hace pensar que sí debemos salirnos de Acapulco; desde el tejido social hasta la falta de organización y coordinación entre sector social, privado y gubernamental. Y en cuanto a lo interno, al menos hasta ahora no se ha visto ningún ejercicio claro por mejorarlo, por curarlo; todo ha quedado hacia el punto de vista externo.

Es necesario que la sociedad civil, a través de sus organismos intermedios adquiera mayor independencia en su actuar, y no esperar a que si el gobierno municipal o estatal deciden caminar, entonces ellos se suman. La iniciativa de exigir actuaciones claras debe partir del sector social el cual finalmente es el que mayormente resentirá la pérdida del evento turístico nacional más importante.

Y hay que ser honestos en contestar la siguiente pregunta: ¿En verdad, en verdad, quieren que no se lleven el Tianguis Turístico de Acapulco?

Be Sociable, Share!

Artículos Relacionados:

Esta entrada fue publicada en Archivo y etiquetada , . Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscribe without commenting