Adios Tianguis Turistico

Es un hecho que el Tianguis Turístico de Acapulco, así como fue creado, concebido y ejecutado durante más de 35 años, ha terminado. La Secretaría de Turismo Federal con el fallo a su favor de la SCJN ganó el poder ponerlo a concurso para hacerlo itinerante.

¿Qué nos deja esto?

Para empezar un daño irreparable en cuanto a confiabilidad como destino turístico, máxime que la razón que dieron fue que por la inseguridad se lo llevaban.

Y sí en efecto, la imagen de Acapulco se ha deteriorado de manera dramática con motivo de los hechos violentos que ocurren cotidianamente en nuestro municipio.
De tal forma ha sido, que la baja turística está provocando ya una crisis económica local. Y lo grave del asunto es que nos ha mostrado tal cual en cuanto a nuestro nivel de servicio turístico, el que ha bajado considerablemente. Antes, nos ufanábamos, “si tratamos mal a un turista no importa, al fin mañana llega otro”.

El asunto ahora, es que ya no hay “otros turistas”. O retomamos el liderazgo en esa calidad de servicio turístico que hizo famoso a Acapulco o parte de lo que vivimos será responsabilidad de todos.

Pero regresando a lo del Tianguis Turístico, con la decisión de la SCJN de rechazar el recurso de controversia que había interpuesto el Ayuntamiento de Acapulco, es un hecho que el evento se hace itinerante.

Ahora, es momento de hacer un recuento de los daños y trabajar para superarlos.

Primero: Sí hay problemas serios de seguridad, pero también los hay en otros sentidos como el desorden esquizofrénico del transporte urbano y colectivo; de la informalidad; de la mala calidad del servicio, entre otros.

Segundo: ¿qué le toca a cada quién? La pregunta es qué tanto van a actuar de manera coordinada los tres niveles de gobierno para superar este bache en que ha caído el puerto. Qué tanto también los legisladores locales y federales se pondrán las pilas para crear un marco jurídico moderno en el aspecto laboral, fiscal, de estado y sobre todo de seguridad… hay una ausencia enorme de compromiso en ese sentido.

Tercero: ¿Y la sociedad, dónde queda? Si alguien ha pecado de apatía es la sociedad en su conjunto, no hemos podido articular estrategias para blindar a Acapulco. No es posible que se haya permitido el deterioro al que se llegó con el Centro de Convenciones de Acapulco, no de hace cuatro, cinco o seis años, no, si no de hace 12 o 15 años, de ese tamaño es el abandono al principal receptor de congresos y convenciones en Acapulco. O la sociedad participa de manera organizada, o continuará navegando en el conformismo que ha propiciado que la anarquía supere los deseos y esfuerzos por tener una comunidad en desarrollo.

La conclusión es una: O reordenamos la casa o se nos cae.

POR SOLIDARIDAD.- Es una pena que se mantenga la propuesta de sede para el Tianguis Turístico a Ixtapa en este primer concurso para hacerlo itinerante. Quien lo haya impulsado sólo está abonando a la desunión. Incluso de manera oficial se debería pedirle a todos los estados y sus ciudades que quieren ser sede, que retiren sus propuestas, no es posible que estos momentos tan difíciles que vive el país, una ciudad aspire a su desarrollo sabiendo que le causa un cuantioso daño a un hermano al quitarle un generador económico como era el Tianguis Turístico de Acapulco.

Be Sociable, Share!

Artículos Relacionados:

Esta entrada fue publicada en Archivo y etiquetada , , . Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscribe without commenting