Educación Familiar

Lo hemos reiterado en varias ocasiones en este espacio: el problema principal de México es la Corrupción y la Impunidad.
¿Pero qué ha hecho que se arraigue en nuestra sociedad?
Van 3 ejemplos de algo que pudiera, conste, pudiera ser un origen:

1.- Está un niño varón como de cinco años en un consultorio donde atienden principalmente a gente de la tercera edad. Su mamá está a su lado, la señora acompaña a su mamá, nos imaginamos abuela del niño en cuestión. Al lado del niño hay unas revistas y otra ancianita. El niño aparentemente ojea y revuelve unas revistas que están a su lado, y cuando él ve que la señora no lo vé, le avienta las revistas. Nadie le dice nada. Después comienza a mover los pies y patea una pierna a la ancianita, en la cual tiene precisamente una herida. La señora le pide que no lo haga, la mamá no hace nada por evitarlo. Finalmente la mamá abraza al niño pero haciendo que se note y le da de besos. El niño antes de entrar a la consulta con su mamá y su abuela, se roba una esfera de un arbolito de Navidad.

2.- Oootra vez un niño como de cinco años, pero ahora en el banco. El niño juega con unas máquinas para pasar tarjetas. Una señora de la tercera edad conmina al niño a no hacerlo. La madre del infante le grita a la señora y con un “usted no se meta” la pone en paz. El niñito sigue jugando con las máquinas, patea los muebles y casi destruye un catálogo de servicios. Su mamá apenas le cuenta hasta tres para que se calme… pero el niño sólo le contesta: “me gusta golpear”.

3.- Caso polémico: El cantante Kalimba es acusado por dos menores de edad, una de 17 y otra de 16 años de que violó a la primera y cometió estupro con la segunda -cuando menos- al llevarlas a su hotel después de una presentación en Cancún. En revistas, programas de TV el tratamiento es brutal contra las ¡¡¡víctimas!!! les han publicado sus fotos, sus datos personales como el nombre completo y dirección. Y el linchamiento mediático increíble, de “ya sabían a lo que iban al hotel” hasta que “están buscando sus 5 minutos de fama” no las bajan. Una de ellas -la de 16 años-incluso acepta haber tenido sexo con el cantante con consentimiento (pero por ser menor de edad y que estaba alcoholizada cuando sostuvo relaciones sexuales con Kalimba, se considera como delito en Quintana Roo por protección de los y las menores)

En los dos primeros casos independientemente del tratamiento especial al género masculino por parte de las madres, el correctivo nunca llegó. Se va creando la atmósfera de impunidad como educación desde niño. Cuando crecen, el camino fácil en la búsqueda de actuar sin ser sancionado será su prioridad. No educamos, ni permitimos que nadie frente a nosotros lo haga, esperamos muchas veces que las escuelas sean las responsables de corregir conductas que en el seno del hogar toleramos y promovemos.

En el caso de las dos NIÑAS el asunto es grave por lo que sucede en su entorno social, mismo que las juzga, exhibe y califica,; se les ha dejado solas en la responsabilidad de poder decidir si era conveniente o no irse a una fiesta con el artista. ¿Dónde están los padres? ¿dónde está la educación y valores que les debieron inculcar desde la infancia? ¿dónde está la ética del dueño del bar en el que actuó Kalimba para dejar que dos menores de edad convivieran como edecanes -aún sin paga- y se alcoholizaran? ¿dónde estaban las autoridades para evitar el ingreso de menores de edad? ¿dónde está la protección a los menores de edad víctimas de abuso sexual cuando medios sensacionalistas con oscuros intereses deciden exhibir a las jovencitas? ¿dónde está la ética de esos medios de comunicación? ¿dónde están los valores que debiera tener un artista al cual siguen miles de fanáticas, que le hace suponer que puede disponer del cuerpo de una admiradora a la hora que quiera?

En todos estos casos hay muchas, muchas interrogantes para la sociedad, para quienes somos parte de ella. Hay tanto por hacer a nivel interno, tanto que cambiar en nuestra forma de pensar, de ser y actuar en nuestro hogar, nuestra colonia, nuestra ciudad… Y nos quejamos de los políticos y autoridades, si no son más que reflejo de lo que somos como sociedad, desgraciadamente.

Por eso, hay que repensar qué queremos y a dónde queremos llegar como sociedad. La pregunta -lo hemos dicho en varias ocasiones- ya no es ¿qué mundo le vamos a dejar a nuestros hijos? si no ¿qué hijos le vamos a dejar a este mundo?

Educación familiar, ésa es la respuesta, aunque a veces sea doloroso inculcar el orden y el respeto a nuestros hijos.

Be Sociable, Share!

Artículos Relacionados:

Esta entrada fue publicada en Archivo y etiquetada , , . Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscribe without commenting