La apuesta por la juventud

Lo interesante de Presencia, tu revista, es que el pùblico que la lee es completamente familiar. Nos hemos encontrado con comentarios de niños, adolescentes, jóvenes universitarios y por supuesto todos aquellos que estamos en edad productiva y nuestros gandes amigos y amigas adultos mayores.

Esta versatilidad de lectores y lectoras, nos permite poder hacer una reflexión que consideramos muy importante por los tiempos que estamos viviendo: ¿qué está sucediendo con los jóvenes en estos momentos?
Y para ello, quisiéramos ilustrar, lo que a nuestro modesto análisis puede estar ocurriendo: Mientras la selección nacional de fútbol Sub17 realizó la increíble proeza de ganar invicta el Campeonato Mundial, su par la Sub22 hizo el peor papel que una selección de ese nivel haya hecho en un torneo.

El punto es el siguiente, los jóvenes pueden ser el reflejo de su sociedad. Mientras en el caso de la Sub17 recibieron atención, entrenamiento, formación, disciplina, constancia y trabajo en equipo. En la Sub22 fue hasta un integrante de la dirección técnica quien les ayudó a los futbolistas a meter prostitutas durante dos o tres días, previo al inicio de la competencia.

Esto lo debemos tomar muy en cuenta, porque es el seno familiar donde los jóvenes como esponjas, se empapan de todo lo que practicamos como ejemplo. Si ellos ven que los padres mienten, se insultan, son deshonestos, hay golpes y cero respeto, pues ellos lo replicarán en los sitios donde convivan fuera del hogar.
Si por el contrario, están en un hogar donde hay UNIDAD, trabajo en equipo (como puede ser el repartirse tareas del hogar), disciplina y con el ejemplo se promueve el respeto y la honestidad, pues tengan la seguridad de que se está formando a buenos ciudadanos.

En los últimos años se ha perdido la brújula en cuanto a la educación. Los padres quieren que los maestros sean los que les inculquen los valores. Los maestros se quejan de que les llegan a sus aulas niños y jóvenes completamente desorientados por las condiciones que viven en los hogares.

En resumidas cuentas, ningún joven un día se levanta con la idea de ser una mala persona. Cuando esto sucede es que antes el o la joven ya vivieron circunstancias que los fueron arrojando a esa forma de vida.
Y un dato más, en estos momentos la mayoría de los habitantes de México son jóvenes, es el famoso Bono Generacional, y si ellos llegan a la edad adulta de manera improductiva, tendremos una de las peores épocas que nos podamos imaginar, peor que lo que estamos viviendo actualmente.

De ahí la importancia de hacer el esfuerzo de apoyar , pero realmente apoyar a los chavos, y no es consintiéndolos o permitiéndoles que hagan lo que quieran, si no creando las condiciones adecuadas para su desarrollo.

Comentarios

Comentarios

Esta entrada fue publicada en Archivo y etiquetada , , , , , . Enlace permanente.

Deja un comentario