Sin embargo se mueve

Acapulco, finalmente es Acapulco. Tiene una magia en su nombre, una lealtad que poco se valora e imagina uno entre los turistas nacionales e internacionales.

Quizá estamos en uno de los momentos más difíciles en cuanto a imagen ante el mundo; sin embargo, Acapulco mantiene una vigencia en el ámbito internacional, que poco a poco tendrá que irse reactivando más, conforme los resultados, principalmente en lo referente a seguridad vayan avanzando.

Ya estamos llegando al terreno de qué nos corresponde hacer a nosotros como sociedad con el fin de evitar que se repitan situaciones de esa naturaleza.

Viene una temporada navideña, de fin de año, a la que todos le apostamos. Hagamos que sea verídica la buena voluntad y la paz entre hermanos. Fortalezcamos la unidad en nuestras familias, en el trabajo y en la colonia o comunidad a la que pertenezcamos.

La tendencia natural es tratar de evadir y olvidarnos de lo ocurrido. Pero si hacemos nuestro mejor esfuerzo por mejorar quizá algo estaremos contribuyendo para mejorar las condiciones en las que actualmente vivimos.

Sí, sin embargo, Acapulco se mueve. Acapulco tiene vida más allá de lo que sus habitantes se imaginan. La pasividad, paternalismo, vicios, corrupción e impunidad son los peores obstáculos, y muchos de ellos tienen que ver con nuestra conducta, hábitos, comportamiento. Seamos honestos, la decisión de cambio parte de querer realmente cambiar uno.

Estamos cerrando un año, hágamoslo con alegría, entereza, pero sobre todo con esperanza de que podemos ser mejores personas que fomentarán un mundo mejor.

Be Sociable, Share!

Artículos Relacionados:

Esta entrada fue publicada en Archivo y etiquetada , , . Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscribe without commenting