Acapulco con cuatro temas

El origen de los problemas que se han agudizado en Guerrero y Acapulco se llama IMPUNIDAD que va acompañada de CORRUPCION.

Desde hace meses Acapulco ha sido tema a nivel nacional con cuatro casos, aveces intercalados, aveces todos a la vez, pero siempre presentes en medios de comunicación y redes sociales:

1.- Que Acapulco está quebrado, y es que el alcalde Luis Walton dijo que el Ayuntamiento de Acapulco estaba en quiebra, pero la noticia se ha manejado como que Acapulco en su totalidad es el que está mal financieramente… lo cual además es cierto.

2.- Que los habitantes de Guerrero se armaron ante los altos índices de inseguridad. Y para colmo se nos critica que se quiere legalizar lo que jurídicamente y constitucionalmente está prohibido: que los ciudadanos se armen, así sea en autodefensa. Pero el ejemplo se ha ido propagando, porque lo que comenzó en Ayutla se ha extendido a más de 20 comunidades de la entidad, por lo que comunidades de Michoacán, Oaxaca y ahora Jalisco lo están queriendo aplicar.

3.- Que en Acapulco violaron a 6 jóvenes españolas, en pleno puente vacacional. La noticia recorrió el mundo, se incrustó en la opinión pública nacional de tal manera que aún sus daños no pueden ser cuantificados. Pero en este caso hay un avance: se detuvieron a 6 personas quienes confesaron su delito. Lo importante será que si realmente sean los violadores para no caer de nueva cuenta en la impunidad.

4.- Que Acapulco es la segunda ciudad más violenta del mundo. Apenas hace un año rondábamos el 4o lugar a nivel mundial, pero con mucha energía subimos dos sitios, lo cual ojalá hubiera ocurrido en productividad, competitividad, desarrollo social u otros rubros. En este caso no se avanzará mientras no se depuren, profesionalicen y certifiquen los cuerpos policiacos estatales y municipales principalmente.

Ahora bien, ¿qué tanto tiene que ver la sociedad? Por lo general nos decimos nosotros mismos que somos apáticos, pero la verdad es que de una manera mínimo en tres de esos temas arriba mencionados han tenido que ver con el deterioro del llamado tejido social, cuando en los hogares se permite que algún o algunos familiares se dediquen a actividades ilícitas y se conviertan en el motor de sustento económico, ahí es cuando verdaderamente se pierden las batallas contra la delincuencia

Be Sociable, Share!

Artículos Relacionados:

Esta entrada fue publicada en Archivo y etiquetada , , . Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscribe without commenting