Alguien debe preocuparse

Las condiciones económicas, sociales y de seguridad en Acapulco no son de todo halagadoras.

En el terreno económico, aún no se puede apreciar una real reactivación económica, y no sólo depender de la actividad turística. La falta de creatividad e imaginación en ese terreno ha sido evidente.
Aún hace falta mucho en ese rubro, como buscar la forma más eficiente de evitar tanto trámites engorrosos por parte de las autoridades que impiden la creación de más empresas que bien pueden generar empleo y pago de impuestos. Sin embargo, parecen más interesados en recaudar por multas, recargos y trámites absurdos.

En cuanto a lo social se perciben problemas serios en diferentes comunidades de la entidad, que en cualquier momento se unirán a movimientos como el del magisterio o el de las policías comunitarias o de autodefensa. Hay un intenso caldo de cultivo social que puede generar situaciones difíciles de controlar o gobernabilidad.

Y en cuanto a seguridad, pues es más que evidente. Por más que quieran decir lo contrario, el problema persiste y la manera en que algunas áreas oficiales atienden esta situación es crítico. Para desgracia se acerca el proceso electoral y muchos funcionarios ya comienzan a promoverse para alguna candidatura a costa de los recursos públicos.

Sí, hay mucho de qué preocuparnos y valdría la pena que de la sociedad civil comience a generarse una posibilidad seria de contrapeso para ese alud político que se avecina.

Be Sociable, Share!

Artículos Relacionados:

Esta entrada fue publicada en Archivo y etiquetada , , . Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscribe without commenting