El rol del Magisterio

En el editorial de la semana pasada, mencionábamos la importancia de que desde el seno familiar se educara e inculcaran los valores y princios a las nuevas generaciones que servirán de cimientos para aspirar a un mejor futuro en nuestra comunidad.

Sin embargo, para que esa enseñanza pueda dar frutos es necesario que su complemento, la instrucción escolar, también esté en la misma sintonía. Lo cual difícilmente ocurre y principalmente por el lado del magisterio disidente de Guerrero.

Es un hecho que se avecinan nuevos ventanales de protesta del sector radical de los maestros por lo que es la discusión en el Congreso de la Unión de los reglamentos o leyes secundarias de la Reforma Educativa aprobada recientemente, que tienen como trasfondo los mecanismos para evaluar a los profesores y las repercusiones que tendría dichas pruebas en su trabajo magisterial.

El mismo magisterio busca y exige a sus educandos la excelencia a través de exámenes mensuales y evaluaciones semestrales. Pero, cuando de trata de que los maestros sean quienes tengan que ser evaluados, entonces es cuando surge el gran problema.

Las clases vienen iniciando y por lo general nunca falta un pretexto para que parte del magisterio guerrerense realice paros, marchas, suspensiones de clases, tomas de casetas, bloqueo de avenidas y toma de instalaciones, entre otros para exigir lo que más les interesa: aumento salarial y más días de descanso.

De ahí la importancia de que desde nuestros hogares los niños y jóvenes salgan fortalecidos en sus convicciones de que el camino de la educación, el trabajo y el esfuerzo es el la vía para lograr el éxito en nuestra sociedad… y se requiere que los maestros también estén de este lado.

Be Sociable, Share!

Artículos Relacionados:

Esta entrada fue publicada en Archivo y etiquetada , , . Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscribe without commenting