2017 el año del caos

Todo está pronosticado para que el 2017 sea uno de los años más caóticos que nos podamos imaginar. Tanto a nivel municipal, estatal, nacional e internacional, las condiciones están dadas para generar algo más que incertidumbre.

El mes de enero se ha convertido en la mejor prueba de qué tanto el entorno internacional y nacional afectará a Guerrero y en especial a Acapulco, eso sin dejar de lado las características propia que arrastra el municipio.

A nivel internacional las acciones antiMéxico que ha emprendido el presidente electo Donald Trump nos muestran qué tan en serio estaba hablando cuando se refería a actuar contra nuestra nación. Ha sentado el precedente que aún sin estar en funciones dos grandes empresas han cancelado importantes inversiones que generarían ambas miles de empleos en nuestro país: Carrier y Ford.

Falta de maniobra y acciones enérgicas estuvieron ausentes por parte del gobierno federal mexicano. El único movimiento ha sido el nombramiento del exsecretario de Hacienda Luis Videgaray como secretario de Relaciones Exteriores, teniendo como mérito ser el que organizó la visita de Trumpo siendo candidato en declive y que el trato como jefe de estado que se le dio en México lo apuntaló ante los electores estadounidenses. Va a aprender, como el mismo Videgaray admite. Esto sólo en México ocurre.

Pero, el alza de la gasolina o liberación de su precio, como se le ha manejado de manera oficial, ha generado un descontento mayúsculo, que apenas se están viendo sus alcances. Por un lado las protestas convertidas en actos vandálicos o bien para llevar agua a su molino como lo ha sido en el caso local con los taxistas que han bloqueado la escénica, dizque para protestar por el aumento de la gasolina, cuando realmente lo que están pidiendo es autorización para el aumento de la tarifa.

Ahora bien, seamos honestos, los partidos políticos se ven ridículos organizando actos contra dicho incremento, porque si se trataba de liberar el precio de la gasolina para ser más competitivos a nivel internacional, hubieran evitado el cargo del IVA e IEPS (impuestos que representan más del 30% del costo al público de ese combustible). Aún están a tiempo de modificar esos cargos, pero claro no hay voluntad, porque de esos impuestos recaudados es donde salen sus grandes sueldos, compensaciones y bonos millonarios.

Y como si faltara algo más, pues la situación de violencia no baja en nuestra región, tanto a nivel estatal como municipal. Los hechos violentos se siguieron dando sin descanso durante el periodo vacacional y han continuado con toda su crudeza en este año.
Pero dónde está el principal origen en todos los problemas: en la corrupción e impunidad oficial. Y qué es lo que ha hecho que esto se mantenga? Pues gracias a dos tipos de personas durante los procesos electorales: a los que reciben dinero o en especie a cambio de su voto, y de los que se quedan en sus casas sin salir a votar.

Esto ha generado funcionarios y gobernantes que no tienen compromiso con la sociedad, sino con los grupos que les permitieron, primero ser candidatos y después ganar una elección. Por ello, hay un exceso de insensibilidad oficial que hace más aterrador el panorama para el 2017.

Hay que pavimentar un camino de participación social a través de #ConstruirCiudadanía. De generar empatía que promueva la creación de sociedad organizada y que actúe en consecuencia.


TAMBIÉN PUEDES VER LA NOTA EN LA REVISTA DIGITAL, PULSANDO AQUÍ.
ADQUIERE LA VERSIÓN IMPRESA EN EL PUESTO DE REVISTAS Y NUESTRAS OFICINAS.
  • Publicidad

Comentarios

Comentarios

Esta entrada fue publicada en Noticias, Punto de vista. Enlace permanente.