Día de Muertos: Punto Vista

Para poder comprender la importancia de la vida, tenemos que entender lo inevitable de la muerte… Se vive intensamente cuando asumimos enteramente el rol de mortal.

Mi afecto y recuerdo permanente a todos mis seres queridos y amigos que se han adelantado en el camino final.

Su permanencia en mi mente y corazón me hace sentir que nunca se han ido y que
en algún tiempo nos encontraremos.

Espero hayan tenido una Feliz Tradición Mexicana Unica!!!

Sin embargo, las circunstancias actuales empañan cualquier celebración, al colocar la fecha de manera emblemática sobre los graves hechos de violencia que enlutecen diariamente hogares y laceran a una sociedad que sigue sin entender cómo salir del hoyo rojo en que se encuentra.

Acapulco y Guerrero tristemente se mantienen en los primeros lugares en las cifras de muertos dolosos, siendo el 2017 uno de los más cruentos en la última década.

Autoridades rebasadas, que se niegan a reconocer su parte de culpa, se escudan en cifras alegres que sólo a ellos les cuadran. El avance sistemático de la ola de violencia va aunado al incremento en las cifras de la gente que angustiada se refugia en su cada vez más pequeña zona de confort.

Por ello, se escucha ridículo que como parte de los pretextos de quienes tienen a su cargo velar por la seguridad de los ciudadanos, digan que no se logra erradicar los delitos por la falta de voluntad para denunciar. ¿Cómo confiar cuando quienes se han atrevido resultaron víctimas? ¿Cómo creer que las acciones delictivas están focalizadas, cuando la mayor parte de los habitantes de Acapulco tiene sus propias historias de  terror?

Seamos serios y honestos, las autoridades no pueden controlar esta situación, y la sociedad no está ni quiere estar debidamente organizada para ser el contrapeso que obligue a sus funcionarios a cumplir lo que prometieron, en todos sus niveles.

Urge generar una ciudadanía participativa, alejada de la ambición de poder o buscar cargos públicos. Necesitamos más ciudadanía socialmente responsable, con objetivos concretos en el que el bien común vaya por encima de los intereses personales. Sólo de esa forma podremos aspirar a una mejor calidad de vida.

El 2018 es crucial para mostrar qué tanta sociedad puede agruparse de manera estratégica
para obligar, sí obligar, a sus futuros gobernantes a aplicarse en la solución de los graves problemas que nos tienen en un ambiente de depresión, impotencia y sólo de espectadores ante el descarado saqueo por parte de funcionarios públicos de los diferentes niveles de gobierno.

Hace falta amalgamar a jóvenes y adultos en una mezcla social que haga fluir el cambio tan necesario en nuestra ciudad y estado. Una nueva generación en la que participen de todas las edades, credos, preferencias, profesiones, etc.. que su diversidad sea lo que nos una, para entre todos ir tras el bien común.

Que se vaya preparando una Carta Acapulco donde se integren las grandes necesidades y propuestas de solución de las diferentes áreas social y económicas, que se les presente y obligue a los que en 2018 aspiren a la alcaldía de Acapulco, diputación local, diputación federal y senaduría para que cumplan en caso de ser favorecidos por el voto.

Y quien no se comprometa que se le recuerde el día de la votación.

fernando@acaclub.com
Fernando Vargas Lozano


Revista Digital

Versión PDF

El Punto de Reunión de la #Sociedad #Acapulqueña
Adquiérela en tu puesto de #revista o suscríbete al 4843759

Comentarios

Comentarios

Esta entrada fue publicada en Noticias, Punto de vista. Enlace permanente.