La violencia se puede cambiar desde lo individual: Aleida Alarcón

Colaboraciones
// 9 diciembre 2017

En el marco de la conmemoración del día “Internacional de la No Violencia Contra las Mujeres” decretado por Naciones Unidas, cada 25 de noviembre se pronuncia este derecho de libre violencia en memoria del asesinato cruel de las hermanas Mirabal perpetrado por parte del estado de la república Dominicana en el año de 1960.

En estas semanas se publicaron varios documentos donde México nuevamente es parte de las estadísticas que generan las violencias cometidas en la sociedad, por un lado, a nivel Latinoamérica se asesinan 13 mujeres diariamente de las cuales 7 son efectuadas en el territorio mexicano, matan en nuestro país a 7 mujeres por su condición de género.

También se dio a conocer que el mes pasado, octubre, ha sido el más álgido en la violencia que vive el país; se midieron los delitos de alto impacto (homicidios, extorsión, robo de vehículos, secuestros) colocando a los primeros estados con mayor índice delictivo a: Estado de México, Baja California, CDMX, Sonora, Aguascalientes, Guerrero, Jalisco, Morelos y Quintana Roo. (encuesta de MUCD, octubre 2017-ENVIPE).

Debido a la metodología que calculan los delitos por cada 100 mil habitantes, esta medición muestra cambios en ciertos delitos, por ejemplo Guerrero de la sexta posición general que ocupa por los delitos de alto impacto, todos sumados, en segmentación sube al tercer lugar cuando se trata de homicidios seguido de Tamaulipas y Michoacán y por encima de Morelos y Veracruz, es complejo debatir la medición por la densidad poblacional que existe en cada entidad federativa y la extensión territorial de la misma. Sin embargo, no quita la importancia de ver emergente el nivel de violencia que tenemos en el país y en nuestro estado, como la menor de edad asesinada en Chilapa de Álvarez (13 años). Y el puerto de Acapulco, representa casi el 45% de los delitos cometidos en la entidad.

Desde la perspectiva ciudadana, es urgente que dejemos de naturalizarnos a la violencia y generemos empatía por la sociedad misma, creando vínculos y círculos de conductas dentro de la cultura de la legalidad y promoción de la No Violencia.

Nos preguntamos, ¿el cómo? Y también es complejo hacer análisis superficiales ya que la multifactorialidad de la generación de la violencia nos ocupa también a los ciudadanos; recuperando nuestra escala de valores, obteniendo nuevos vínculos familiares en el marco del respeto y la libertad de ideas, atrayendo identidad en nuestros grupos sociales con la visión del bien colectivo desde el respeto a las leyes y responsabilidades que nos toca como individuos de una sociedad.

Teniendo la conciencia de quiénes somos y que lugar ocupamos en nuestro desarrollo humano, cómo podemos dar a través de actitudes y trabajos desde nuestra competencia para abrir empatía y armonizar nuestra convivencia.

Será sano entonces, visibilizar nuestras conductas como sociedad y como seres individuales para aportar esos cambios que exigimos a la estructura burocrática, porque al
final, los ciudadanos somos los que elegimos a quienes nos representan en las tomas de decisiones de políticas de gobierno, y si estos no cumplen se abren diálogos para generar políticas públicas y cambios en nuestro desarrollo como ciudad, como entidad federativa y como país. Vaya, hacer el cambio desde nuestro primer núcleo, la familia, la escuela, la sociedad y la población en general.

O acaso, ¿no somos virtuosos de modificar nuestro futuro a través de nuestros actos?

aleidaad@outlook.com


Revista Digital

Versión PDF

El Punto de Reunión de la #Sociedad #Acapulqueña
Adquiérela en tu puesto de #revista o suscríbete al 4843759

Comentarios

Comentarios

Categories
Colaboraciones, Noticias
error: Content is protected !!